Ayuda en línea

Cómo bañar a tu perro en la regadera para que no le de frío

03 de Octubre 2016

Báñalo sólo una vez al mes

 

No es necesario que lo bañes todas las semanas, basta con que sólo lo hagas una vez al mes porque su piel es muy delicada y puedes lastimarlo. Además si el clima cambia constantemente en el lugar donde vives se enfermará más rápidamente.

 

 

 

 

Elige el shampoo adecuado

 

Nunca uses shampoo para humanos en tu perro. Éstos propician la aparición de virus, bacterias y otros malestares en su piel. Lo mejor es buscar un shampoo especial para perros que contenga un PH neutro que ayude a la protección de su pelaje.

 

En tiendas especializadas puedes encontrar productos naturales con estas propiedades, siendo los shampoos de avena, de árbol del té o de cítricos los mejores para cuidar su piel y librarlo de las pulgas.

 

 

Cuida que no entre el aire

 

Procura bañarlo en un lugar donde no entren las corrientes de aire, pues al igual que un bebé, tu perro podría contraer una pulmonía. Es necesario que sigas este consejo al pie de la letra si tu perro tiene el pelo corto, ya que podrá enfermarse más fácilmente al estar en contacto directo con las ráfagas de aire. Evítalo cerrando puertas y ventanas para que no entre el aire.

 

 

Revisa la temperatura del agua

 

Nunca uses agua fría para bañar a tu perro, siempre trata de que la temperatura se encuentre alrededor de los 39º. No te preocupes si parece muy alta, pues los perros tienen una mayor resistencia al agua caliente, sin embargo, regula la temperatura en el calentador para evitar accidentes.

 

 

Cuida sus orejas

 

Pónle pequeños pedazos de algodón para cuidar sus canales auditivos y evitar infecciones causadas por la entrada de agua. Trata de no empujar tanto el algodón dentro de su oreja para no lastimarlo, basta con que lo hagas lo suficiente para que no se caiga durante el baño.  

 

 

Empieza el baño

 

Échale un poco de agua del cuello para abajo para que se acostumbre a ella y evitar que se escape. No es recomendable que le eches agua en la cabeza, a menos que se encuentre muy sucio. Si es el caso, mejor usa un pañuelo húmedo para eliminar las manchas.

 

Poco a poco tállalo suavemente con el shampoo y mientras lo haces revisa que su piel se encuentre bien y no haya signos de protuberancias o algo extraño en ella. Por último, enjuágalo tratando de eliminar todos los rastros de shampoo para que no le pique después.

 

 

 

Sécalo muy bien

 

Después del baño, sécalo perfectamente, sobre todo si tiene pelo largo para evitar que el agua se seque sola sobre su pelo y no se enferme.  Si trata de sacudirse, trata de calmarlo y envuélvelo con la toalla. Empieza por la cabeza y termina por las patas. Es muy normal que trate de arrastrarse, pero no te enojes, él ya está muy limpio para seguir jugando como si nada.

 

 

 

¡Listo! Con estos sencillos consejos protegerás a tu amigo del frío y de las enfermedades. Esperamos que te sirvan para su próximo baño . ¡Cuéntanos cómo te va!