Ayuda en línea

6 técnicas para evitar el estrés y sentirte mejor todos los días

03 de Octubre 2016

 

Controla la respiración

 

 

 

Para controlarlo, nada mejor que hacer uso de diferentes técnicas de respiración, pues con ellas se puede reducir el nivel de ansiedad en el cuerpo y tener una mejor concentración. El estilo de vida actual provoca que tengamos una respiración incompleta, sin aprovechar al máximo nuestros pulmones, lo que deriva en diversos problemas de salud.

 

Aunque existen un sinfín de técnicas, una de las más efectivas es inhalar durante 5 o 6 segundos, retener un par de segundos y exhalar durante 7 u 8 segundos más. Siempre trata que la exhalación sea más larga para relajar el cuerpo y liberar el exceso de aire en los pulmones.

 

 

Practica la abrazoterapia

 

 

La abrazoterapia es una de las técnicas más sencillas y divertidas de reducir el estrés. Cada vez que te sientas ansioso o muy enojado, busca a alguien de confianza y dale una brazo fuerte. Verás como poco a poco tu enojo se va reduciendo.

 

El contacto físico es bueno para nuestra salud emocional, pues ayuda a aliviar el dolor, la depresión y la ansiedad. Procura hacerlo regularmente, te sentirás más contento y en conexión contigo mismo y con los demás.

 

 

Date un baño con agua caliente

 

¿Has oído/visto que algunas personas se meten a bañar para concentrarse mejor?  Aunque no lo creas, un baño caliente es una gran opción para eliminar el estrés.

 

Al meternos en la regadera y estar en contacto con el agua simulamos un estado de bienestar y paz interior, lo cual nos ayuda a concentrarnos y olvidar los problemas.  Además si a tu baño le añades un poco de música*, seguramente te sentirás mucho mejor.

 

 

 

Ríete mucho

 

 

 Una de las técnicas más efectivas para eliminar el estrés es la risa. Ya sea que la provoque una simple broma o una imagen graciosa, reírte no sólo te ayuda a olvidar por un momento los problemas, también genera una actitud más positiva, propicia la creatividad y aumenta las ganas de trabajar.

 

 

 Haz ejercicio

 

Muchas veces no tenemos ganas de correr o ir al gimnasio, pero una buena sesión de ejercicio puede ser justo lo que necesitas para liberar el estrés, aumentar tu autoestima y dormir mejor, pues al mover tu cuerpo, generas endorfinas que dan una sensación de placer.

 

 No necesitas hacer mucho ejercicio, basta con que dediques una hora al día, ya sea por la mañana o en la noche para notar todos sus beneficios.

 

 

 

Escribe lo que te estresa

 

Cuando te sientas muy estresado, enojado o con ganas de gritar, trata de aguantar lo más que puedas, toma una hoja de papel, un lápiz y escribe todo lo que sientas en ese momento. Trata de hacerlo sin censurarte o tomar en cuenta lo que puedan decir de ti.

 

Escribe todo, lo que te guste y lo que no te guste. Cuando te sientas desahogado, espera cinco minutos y lee lo que dice la hoja, te darás cuenta que muchas de las cosas que piensas cuando estás estresado no son verdad y que depende de tu perspectiva y humor para cambiarlas.

 

 


Estas técnicas son realmente efectivas y si las prácticas regularmente, tus ataques de estrés se reducirán significativamente. Elige la que se adecue mejor con tu personalidad y estilo de vida. Recuerda que al final lo que más importa es ser feliz. ¡Cuéntanos cómo te va!